Ícaro oculto tras el girasol, acerca de la obra de teatro Ícaro | VP-2018-03

També disponible en: Valencià

Una obra de teatro de Albert Lladó, dirigida por Marcela Terra e interpretada por Padi Padilla y Eloi Benet. Sábado 9 de junio, 21 horas, Teatro Rialto de Valencia. Festival Tercera Setmana y Avivament.

Algunos fragmentos de esta obra pertenecen a la caja negra del avión GWI9525, estrellado voluntariamente por Andrea Lubitz, el 24 de marzo de 2015, en los Alpes franceses. Volar en el número 9525 supuso 150 muertes en el aire. El piloto sintió una atracción por el abismo. Y todo son preguntas. Y un grito, urgente pero esperanzador, reclama la necesidad de actualizar el mito. Son retazos de Ícaro, una dramaturgia de Albert Lladó dirigida por Marcela Terra y interpretada por Padi Padilla y Eloy Benet. Una producción de la chilena Meridianoi 70ymedio que llega al Teatro Rialto de Valencia dentro del dos festivales, Tercera Setmana y Avivament.

Preguntas y teatro. Como estremecimiento y duda. Y muchas referencias mientras el vuelo era una prueba piloto; mientras las plumas caen en la noche europea y el uniforme aparece lleno de estrellas muertas. Hölderlin diciendo que donde hay peligro también hay salvación; Heidegger insiste: que lo exacto no es todavía lo verdadero, y advierte de un peligro. “No podemos reducir la técnica exclusivamente al artefacto”. Están El Camus de La caída; El paraíso perdido, de John Milton; Las metamorfosis, de Ovidio… y dos canciones. Ojalá, de Silvio Rodríguez y Ángel Caído, de Antonio Vega. Antes también estuvieron las Crónicas de una muerte anunciada, las Reflexiones sobre una vida absurda o te necesito tanto padre, Cortázar, Woolf, Alicia y Neruda con el espejo. El cielo con las manos dejó de ser una expresión.

Volver al mito. Actualizarlo frente a la dictadura del presente. Ícaro y su caída representan la de Europa, “que ciega de ambición no ve que también es un refugiado”, en palabras de Albert Lladó, quien se pregunta “Por qué hablamos antes de volar que del vértigo?, ¿qué clase de juego de espejos representa el Minotauro? ¿Nos dejamos al abismo? ¿Cómo lo hacemos? Y está la ceguera estrella, relámpago, ausente y presente. Herida. Túnel sin peajes ni compuertas, venganza de lo inútil. Ceguera sin respuestas, sin tacto, como animal que calla y como hoguera.

Teatro y preguntas. ¿Cuál es la diferencia entre la techné (hacer) y la poeisis (posibilidad)? Lladó habla de la relación entre técnica y libertad y viene a decir: cuidado, los instantes desconectados entre sí no constituyen un relato. ¿Cuál es la relación entre técnica y libertad? ¿El individuo solo puede pensar sus esperanzas desde la cuenta de resultados? ¿Qué ocurre cuando el deseo se transforma en dogma? ¿No nos escandalizamos del permanente ataque a las Humanidades? ¿Por qué creen los humanos que el chimpancé ríe cuando enseña los dientes?

Estremecimiento. Duda. Y teatro: “O reivindicamos la necesidad de fracaso, o el autómata (en el que estamos tentados a convertirnos), hará saltar por los aires, una y otra vez, cada uno de nuestros laberintos”, dice Albert Lladó.

Vuelo, vértigo, y teatro. Dédalo advirtió a Ícaro que no volase demasiado alto para que el calor del sol no derritiese la cera, ni demasiado bajo para evitar que la espuma del mar mojara las alas impidiéndole volar.

Ícaro, esta obra de teatro, insta a buscar otro hogar. Otras condiciones de vida desde la región de lo oculto, en el lugar de la esencia no desvelada. Aunque la seducción del enigma es una tiniebla. Y todo en Avivament. Festival de Filosofia de València.   | VP-2018-03