El manifiesto de una fiesta

This post is also available in: Valencià (Valencià)

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestBuffer this pagePrint this page

Festival de filosofía en València
1-3 juny 2017 #Avivament2017

Nada útil para propagar la filosofía nos es ajeno

La asociación València Pensa nace con el objetivo fundamental de poner en marcha un festival de filosofía, al estilo de las manifestaciones que, con unas formas desenfadadas, vienen celebrándose en lugares como Barcelona, ​​Módena-Carpi-Sassuolo o Málaga. València Pensa, así, quiere un Avivament en Valencia. Quiere así implicar la filosofía en la vida cotidiana de la ciudad, convertirla en la punta de lanza de una restauración de la vida en sociudad, al menos durante unos días muy intensos, a viva fuerza, a fiesta viva. Aspira, de este modo, a poner al descubierto las partes sanas y vasculares del tejido lesionado. La meta es minarnos la atalaya de marfil, rompernos el pico de oro; agitación (cultural) más allá de las cuatro paredes.

Nuestros gobernantes, sí, podrán ser los responsables de la marginación oficial de la filosofía, pero es que nosotros, nosotros tenemos también (nuestras) pulgas: ciertamente los filósofos somos los principales culpables de la actual intrascendencia pública de una filosofía que, encaramada en la torre de marfil, recluida en la jaula dorada, ha sido borrada no sólo de las circunstancias históricas, sino también de la existencia humana universal. ¿Qué debe de pensar la gente de la calle, la gente que está a ras de suelo, de alguien que se hace llamar filósofo y que no tiene nada (transformador, vital) que decir, pero que, a pesar de esto, acumula (allá arriba, allá dentro) papeles y reconocimientos especializados, vacua palabrería preciosa? ¿Qué debe de pensar el ciudadano de alguien (auto)erigido filósofo y que es incapaz de hacerlo estremecer cuando habla, pongamos por caso, del amor, de la muerte (del amuerte), de la felicidad, de la belleza, de la libertad o del poder?

Los filósofos somos los culpables de esto, porque la (trans)misión de la filosofía requiere de ejercicio, de un pensar vívido y vivificador, de una mente viva, de un avivamiento; sólo el arraigo de la filosofía en la calle puede renovar lo que la mala autoridad profesional (¡y política, qué diablos!) destruye. En fin, todo este rollo es para comunicaros que nada útil para propagar la filosofía nos es ajeno, ya sea una conferencia, una mesa redonda, un diálogo; una pieza teatral, una proyección fílmica, un concurso de aforismos, un paseo matutino o una exposición filográfica; todas estas modalidades activas se desarrollarán en un festival que, del 1 al 3 de junio de 2017, removerá cabezas y corazones, cap i casal.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestBuffer this pagePrint this page